Historias clínicas electrónicas

Volver a los temas de reforma de salud

Los enormes gabinetes de archivos pronto desaparecerán. Los médicos, hospitales y planes de salud están comenzando a compartir un sistema electrónico seguro para realizar un seguimiento de tu historial clínico.

Las historias clínicas (EHRs, por sus siglas en inglés), o registros médicos electrónicos (EMR), ayudan a que el sistema de salud funcione mejor. Tu médico, farmacéutico, hospital y aseguradora pueden acceder a la misma información. Desde luego que tú también tienes acceso en línea, a cualquier hora y desde cualquier lugar.

Así es cómo funciona. Cada vez que consultas un médico o te atienden en un hospital, tu historia clínica se actualiza en el sistema. Tu plan de salud también tiene acceso a tu historial clínico, por lo que el procesamiento de tus beneficios es más eficiente. Si después te atiendes con otro doctor, él o ella podrán obtener una historia más precisa de tu salud. Esto ayuda a disminuir demoras y errores.

El resultado: un mejor cuidado para ti. Además, las EHRs reducen el papeleo, lo que significa que existen menos posibilidades de que tu información caiga en manos equivocadas.

¿Cuál es la diferencia?

Antes los hospitales, las aseguradoras, los médicos y otros proveedores tenían sus propios registros, la mayoría en papel. Ahora tus expedientes médicos se encuentran en una ubicación electrónica segura. Aún quedan algunos registros impresos, pero son excepciones.

¿De qué manera te afecta?

Las personas que forman parte de tu equipo de atención médica trabajan mejor en forma conjunta. Esto se debe a que reciben tu información de la misma historia clínica. Los resultados de los laboratorios se encuentran en línea para que tu médico pueda revisarlos. Tu aseguradora puede ver quién realizó el análisis y si se encontraba dentro de la red. Un especialista que te atiende por primera vez puede ver los medicamentos que estás tomando. Todos obtienen información completa sobre tu salud, para poder ofrecerte la mejor atención.

¿Debo preocuparme por la información privada sobre mi salud?

La información de tu salud está protegida por leyes de privacidad. Además, hay lineamientos estrictos sobre la divulgación de datos. Los sistemas electrónicos no son perfectos, pero son mejores que los documentos impresos para proteger tu información.

¿Quiénes deben utilizar historias clínicas electrónicas?

Las leyes federales requieren que todas las empresas de seguros de salud y los proveedores de salud utilicen historias clínicas electrónicas para el año 2015.

¿Cómo accedo a mi historial clínico electrónico?

Podrás tener acceso en línea a través de un sitio seguro facilitado por tu proveedor y/o tu aseguradora. Puedes actualizar y corregir información, como tu edad o peso. Cierto tipo de información solo podrá ser visto o modificado por tu proveedor o compañía de seguros. Por lo tanto, si encuentras información incorrecta, deberás contactarte con ellos.