Consejos para la seguridad del paciente

Ser un paciente educado podría ser la mejor defensa contra los errores médicos. Uno de los factores más frecuentes en los errores médicos es la falta de comunicación. De modo que si estás familiarizado con tu enfermedad y haces buenas preguntas, puedes hacer mucho para garantizar una atención médica segura.

Nunca asumas que cada uno de tus proveedores de salud sabe todo sobre tu condición. Conviértete en un socio activo del cuidado de tu salud. Utiliza cualquier información que tengas para iniciar una conversación con tu doctor. Puedes utilizar los consejos que te ofrecemos a continuación como punto de partida:

Cuando visites a tu médico

Prepárate para tu visita. Lleva tus preguntas por escrito y no tengas miedo de preguntar.

Aprende todo lo que puedas sobre tus enfermedades y tratamientos.

No temas pedirle a todos los profesionales de la salud que tiene contacto directo contigo que se laven las manos antes de atenderte.

Pídele a un familiar o amigo que se quede contigo durante las citas u hospitalizaciones para que puedan ayudarte a comunicarte y entender.

Cuéntales a tus médicos y tu farmacéutico todo lo que estás tomando. Esto incluye medicamentos con receta, medicamentos de venta libre, vitaminas, hierbas y suplementos dietéticos. Lleva siempre contigo una lista actualizada de tus medicamentos.

Pídele a tu médico que te explique cualquier plan de tratamiento en una forma que puedas entender.

Asegúrate de que cada médico que te atienda conozca sobre los otros médicos que te están viendo, así como las medicinas y los tratamientos ordenados por ellos.

Cuando recibas tratamiento

Prepárate para tu visita. Lleva tus preguntas por escrito y no tengas miedo de preguntar.

Aprende todo lo que puedas sobre tus enfermedades y tratamientos.

No temas pedirle a todos los profesionales de la salud que tiene contacto directo contigo que se laven las manos antes de atenderte.

Pídele a un familiar o amigo que se quede contigo durante las citas u hospitalizaciones para que puedan ayudarte a comunicarte y entender.

Si estás en el hospital o en un entorno ambulatorio, asegúrate de que cada persona revise tu brazalete de identificación o verifique tu nombre antes de darte medicamentos, tratamientos o someterte a algún procedimiento.

Cuéntales a tus médicos y tu farmacéutico todo lo que estás tomando. Esto incluye medicamentos con receta, medicamentos de venta libre, vitaminas, hierbas y suplementos dietéticos. Lleva siempre contigo una lista actualizada de tus medicamentos.

Pídele a tu médico que te explique cualquier plan de tratamiento en una forma que puedas entender.

La Agencia para la Investigación y la Calidad del Cuidado de la Salud

Tu activa participación puede hacer una diferencia real en la seguridad del paciente. Convertirte en un consumidor informado y comprometido puede ayudar a mejorar la calidad de la atención que tú o tus seres queridos reciben. Visita el sitio web de la Agencia para la Investigación y la Calidad de Cuidados de la Salud para encontrar videos, consejos y recursos que te ayudarán a ponerte al control de tu salud.